Comparte en:

Ante el huachicol, la vergüenza con el PAN y el PRI

Marcos Marín Amezcua 

Es abominable y absolutamente condenable las posturas tan irresponsables, frívolas e insolidarias del PAN y del PRI por boca de sus impresentables dirigentes de cara a la nación, frente al huachicol. 

No puede uno imaginar a semejante oposición de pacotilla si esto fuera Gran Bretaña frente a Hitler y a los británicos oyéndolos culpando a Churchill por llevarlos a una guerra, en vez de comprender la realidad de una guerra que los condujo a ella y lo que enfrentan por ella. No cabe duda que mientras las encuestas revelan que entre un casi 60 y un casi 80% de los ciudadanos respaldan la lucha contra el huachicol con la cauda de molestias, desafectos y consecuencias que esa lucha acarrea, los políticos mexicanos opositores destilan solo idioteces desde sus cerebros. Terminan por no ser un referente.

Con la agravante de que tanto el PAN como el PRI ya fueron gobierno, dejaron crecer esta deleznable práctica y carecen ante tal de la estatura moral para reclamar. Agravante porque fueron solapadores cuando no favorecedores de que se estructuraran las redes que institucionales, configuraron la red de saqueo a Pemex por tantas vías, el huachicoleo incluido. Con gobiernos que quedaron tanto a deber y el tema que hoy explota es uno de los tantos que demuestran mal que les pese a sus simpatizantes y correligionarios, que el PAN y el PRI encubrieron criminales. No hay forma de expresarlo de otra manera. Y hasta hoy no han condenado a ninguno de sus secuaces y miembros o funcionarios al servicio de sus gobiernos, que tuvieron en sus manos la petrolera y los destinos del país en la materia energética. Ni una sola condena. Un amigo priista respingaba que no había que generalizar. Pues por eso: empiecen por señalarse entre ellos mismos. Porque ¿qué puertas tocan que no abran? 

Si la señora Ruiz Massieu nos receta cada vez que puede, sandeces al por mayor reclamando que hubo la honestidad y buena fe de su partido, cosa más extraña que un gallo cantado ópera, el panista Cortés es la encarnación del extravío y la incapacidad argumentativa pensante, inteligente y sagaz. Cuán lejos ambos de lo que necesita el pueblo de México. No cabe duda que por ambos personajes podemos responder la pregunta: ¿por qué hoy no gobiernan? Flaco favor le hacen a sus partidos. 

Una oposición responsable sabría identificar los temas clave como pueden ser la corrupción y el huachicoleo que afectan a la Nación y cerrar filas con el partido gobernante. Es lo menos antes su impericia cuando tuvieron en sus manos los destinos del país y lo menos que podrían hacer ya que no hicieron lo adecuado en sus respectivos turnos. Tanta mezquindad es reprobable porque persisten en su mal entendimiento de lo que la oposición puede ser constructora.  No es de extrañarse: en el PRI siguen creyendo que es importante que un futuro presidente soltero sea casado y si no lo es, para eso está la mismísima catedral de Toluca, para cuando sea presidente. Así de burdos en sus posturas antigobiernistas.

Una contacto de FB decía que porqué si Morena no apoyó antes,  ahora debe apoyársele. Otro arguye que acaso a uno no le afecta el desabasto y otro sentencia sin más argumento que no hay estrategia, repitiendo sin verificar, sin valorar sus propias palabras, pues, como lo hemos expresado la semana anterior, la gente ha tragado demasiada propaganda. Es que no es obligación de nadie, nada. Aunque sí sería conveniente entender que no es lo que a uno le pase, sino si al país se lo lleva el tren y cuál de todos, distinguiendo causas reales y no filias y fobias o información de burda propaganda. 

El huachicol ahí está. La oposición es la que no. Desdibujada sin capacidad de articular un discurso coherente y sensato ante la emergencia nacional que nos heredó. Y de la que no quiere hacerse responsable en lo más mínimo. Lo demás es lamentarse de forma histriónica y faceta. Y los son ciudadanos usados para sus fines muy particulares.

Articulos recomendados