Comparte en:

Dígase, antes de que se marche la Selección Nacional

Marcos Marín Amezcua 

Se acabó y mal, el Mundial para el seleccionado mexicano, pero no sin antes expresarle algunas consideraciones que merecen decirse.

La manera burda en que ha terminado la participación de este seleccionado, es escandalosa. No es, desde luego, Sudáfrica 2010, la peor a mi juicio, pero si acabó de una manera atropellada, grosera, como una manera de cerrar un ciclo que no merece el público mexicano y en el que pongo el acento. La afición mexicana entregada no merece este seleccionado ni esta empresa futbolística. Sencillamente, no. 

Y habráse visto a un entrenador que se marcha , por no decir que se larga, por la puerta trasera, sin dar la debida conferencia y menos aún, explicaciones.¡Cuánta soberbia y cuánta chulería! Por mí que lo echen de una vez. 

Habráse visto la necedad de llevar a Rafael Márquez por enésima vez y sin aportar nada. Otra vez. Vamos, ni lo mencionaban como inspirador sus compañeros y mucho menos le vimos una gran actuación. Otra vez quedó todo a deber con la camiseta de México y no aprendemos. 

¿Qué tiene experiencia? sí, en perder con México, en no pasar del cuarto partido, en eso tiene mucha experiencia en los mundiales a los que se le lleva. Llamando mediocres a todos los que lo critican cuando él a México le debe todas, porque no le gana ni una. Sí triunfó en Marte, pero con la de México hace lustros, ¡lustros!! que no la lleva al podio,  que no aporta nada. Mediocridad evidente. Y lo saben muy bien sus seguidores. 

Su presencia no hacía falta. Y quedó demostrado. Aportaba menos. Necesitamos a los jóvenes triunfantes del oro olímpico, con mentalidad de triunfar para México y no a quien ha ganado más con la playera de otros equipos y no con la de México. Ojalá que lo entendamos de una vez por todas, que quita más en vez de dar y que un sujeto de 39 años nunca correrá más en la cacha que como uno de 20. Es tan fácil de entenderlo....

Ojalá que lo entendamos como no hemos podido aceptar que se sigue construyendo una Selección de negocio rápido, cuyos miembros más anuncian ofertas del supermercado y hacen sándwiches, que meter goles, lo que entiendo debería de ser lo suyo, su prioridad real. Que va supeditada a intereses comerciales vagos, cortoplacistas, mediocres. Ellos sí que son mediocres, Rafael Márquez. A esos empresarios y mercenarios del fútbol  cabría decirles que ganarían muchísimo más, si eso es  lo que quieren, con una Selección ganadora. Ganadora, sí, de Copas del Mundo. Y no una de cuarto partido. Piénsenselo.

La afición mexicana merece explicaciones y no el silencio de un seleccionado que calla vergonzante y un director técnico que parece que siente no deber explicación a nadie. La Selección de 2018 ha tenido entrada de león y salida de burro. Ya lo de Alemania era un hito, pero lo de Corea del Sur planteaba severas dudas y lo de Suecia es vergonzoso en un doble rango: por la derrota de un equipo que se portó fatal en la cancha, porque no me venga usted conque dieron todo de sí,  y encima, por perder ganando por clasificación. ¡El colmo! ¿Y todo para qué? para dar pena ajena en la cancha frente a Brasil.

Me entusiasma la idea del Mundial de 2026 en México, pero visto lo visto con este fútbol nacional que no estuvo a la altura de un Mundial, temo el ridículo mundial y me recuerdo la anécdota del rey Juan Carlos I, que se reunió con los federativos deportivos españoles y les expresó que ante el compromiso de Barcelona'92 ya en la bolsa, el deporte español debería sacudirse y estar a la altura, no hacer el ridículo, ponerse las pilas. Podríamos aprender algo ¿no? como que no se ha otorgado la sede compartida solo por ser obedientes y gastalones aficionados. España ha sido potencia olímpica desde entonces, ella supo aprovechar y difícilmente la bajan del podio. Y entre 1992 y 2018  ganó una Copa del Mundo. Casi nada. Y sí, con sus más y con sus menos, pero no cedió.  El seleccionado ya perdió Rusia y solo le resta Catar para hacer algo interesante como preparación.

 Porque...si esta es la calidad de fútbol que presentaremos como país en 2026, mejor ni ir al Mundial y si es en casa, que se lo den a otro.  A ver si no falta quien quiera otra vez llevar a Márquez como seleccionado. Gente lerda no falta. Por aquello de que tiene experiencia, ya se sabe. Es que no aprendemos....Francamente, la verdad. 

Articulos recomendados