Comparte en:

Rosa Icela... entre AMLO y Mancera ¿con quién se queda?

El Diablo 

La historia de Rosa Ícela Rodríguez es compleja. Tacharla solamente de simpatizante y operadora de Morena sería simplificar su trayectoria e influencia política.

Para Héctor Serrano y muchos perredistas fue la responsable de que el PRD perdiera varios territorios ante Morena en las elecciones de 2015 y comicios para la Asamblea Constituyente.

Si la ex Secretaria de Desarrollo Social y ahora ex Secretaria de Desarrollo Rural es capaz de eso, entonces Morena y el Frente deben estar tratándola de fichar y comprometer a toda costa.

En los primeros días de enero, Rodríguez tuvo una larga plática con el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. Ambos hicieron valoraciones y se reconocieron errores... No muchos pues su ego tampoco da tanto.

Rodríguez le insistió en que aceptara su renuncia, pues estaba relegada, sin objetivo en el proyecto y con Héctor Serrano encima.

Al final, no solo le aceptó la renuncia, le pidió que se mantuviera a la expectativa, en calma, sin escuchar los cantos de las sirenas en Morena y de su amigo, Andrés Manuel López Obrador.

El 15 de septiembre, le organizó un acto a manera de despedida sobre todas las actividades que realiza la Secretaría de Desarrollo Rural que básicamente se encarga del campo capitalino.

Al siguiente día, la periodista Evangelina Hernández, quien estaba en una dirección de Desarrollo Rural subió como Secretaria. Es amiga de Mancera desde la juventud.

En los últimos días siguió la desbandada del equipo de Rosa Icela y la llegada de un ex colaborador y operador a la Dirección General de Desarrollo Rural: Adolfo Savín Cravioto.

Después de ser leal a Rodríguez pasó a las filas de Héctor Serrano con su respectivo cargo en la Secretaría de Movilidad como Director General de Registro Público de Transporte.

Savín Cravioto siempre a querido ser diputado local, tal vez ahora cumpla su sueño y solo haya llegado a Desarrollo Rural a limpiar.

En concreto, Mancera y Serrano colocaron las cuerdas y muros necesarios para tener controlada a Rodríguez y ni por asomo piense en ayudar a Morena... a menos eso creen.

En el mismo equipo de Andrés Manuel López Obrador ya le pidieron definición, pero lo mismo hizo Mancera para que ayude a ganar la Ciudad de México con Alejandra Barrales.

Rodríguez es el vivo ejemplo que el ‘fichaje’ político no solo es para candidatura con personajes de renombre como el caso de Gabriela Cuevas o Cuauhtémoc Blanco, también con operadores políticos reales.

Esos son los más escasos.

Así, Rodríguez está contra las cuerdas y con su secretaria intervenida, poco encontrarán pues se trata de una modesta administración que ni Direcciones Generales tiene. Además de que la presencia de Evangelina Hernández como titular garantiza un equilibrio frente a la intenciones de Serrano, vía Savín.

Mancera no quiere aplastar a Rodríguez, la quiere de su lado, a pesar de su guerra irresoluble con Serrano.

Rodríguez logró un trabajo territorial específico en la zona rural, que ya quisieran también los priistas, quienes también ya le pidieron ayuda.

Lo único que queda a la ex secretaria es refugiarse en sus contacto académicos e internacionales, pues se sabe que es amiga de Alicia Bárcena de CEPAL, todo en espera de la definición de candidaturas para decidir a quién apoya.

Todo indica que a Rodríguez le espera un largo rato en la banca o una definición abierta con Morena.

Parece que en las puertas de Morena y el Frente hay un letrero que dice: “Se contratan operadores políticos (no importa militancia)”.

Articulos recomendados