Comparte en:

Llega el “Día D” para Alejandra Barrales; teme pagar las que ha hecho

El Diablo

Quienes la conocen de muy cerca, y de tiempo atrás, saben que Alejandra Barrales es una mujer “con suerte” en el mundo de la política. Que “cae parada” y aprovecha el su beneficio al máximo las coyunturas, pero que traiciona y miente sin empacho. Así, generalmente, ha logrado alcanzar sus objetivos a costa de todo. 
En el pasado echó toda la carne al asador para lograr la candidatura del PRD a la Jefatura de Gobierno, pues sabía que si la obtenía, seguramente podría despachar en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.
Como se sabe, hace cinco años, el actual Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, entonces procurador de la Ciudad de México, fue quien aventajó la encuesta del Sol Azteca. Su desastrosa administración como Mandatario es historia y todavía le faltan unos meses.
Ahora, Alejandra Barrales, tiene ante sí una de sus obsesiones más fuertes: ser candidata a la Jefatura de Gobierno y este fin de semana es definitorio para ella y sus competidores: Armando Ahued y Salomón Chertorivski.
Sabe que tiene ventaja pues su reciente exposición mediática le dio altos niveles de conocimiento, aunque también muchos negativos, gracias a la dirigencia que ostentó en el PRD, a su casa en Lomas de Chapultepec, a su departamento en Miami, etc.
Barrales sabe que es una mujer conocida. En la Ciudad se le identifica y a eso le apuesta, sin embargo teme que la traicionen sus cercanos y sus acuerdos con el polémico Héctor Serrano, Víctor Hugo Lobo y Mauricio Toledo, no le alcancen para ser la mujer que enfrente a Claudia Sheinbaum de Morena.
Este viernes, sábado y domingo, se aplicarán encuestas para conocer quién de los tres candidatos perredistas a la Jefatura de Gobierno es el mejor posicionado.
Consulta Mitofsky, apoyada por Ipsos y Covarrubias serán los encargados del procedimiento; cada encuestadora aplicará mil cuestionarios en las 16 delegaciones.
Llegó ooootra vez el ”Día D“ para Barrales. Y desde ahora está prometiendo espacios a todos (incluido el grupo panista de Jorge Romero). Ya veremos si se cumple o no aquello que “del plato a la boca...” o ahora sí se le hace a la otrora sobrecargo.

 

Articulos recomendados