Comparte en:

"No hago milagros, pero sólo yo acabaré con corrupción"

Redacción CUBO

Ni independientes ni otros candidatos podrán acabar con la corrupción, asegura Andrés Manuel López Obrador, precandidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PES-PT). Aunque no quiere que piensen que es "milagroso", dice que él es el único que puede acabar con ese mal.

En entrevista, advierte que si alguno de sus hijos incurre en esos actos será castigado como cualquier otro. "No quiero sentirme insustituible o que piensen que somos milagrosos, pero sólo nosotros podríamos acabar con la corrupción en México y lograr el renacimiento del país", afirma.

Su balance de precampaña es positivo. Da la bienvenida a quienes lo apoyan, como la familia de Elba Esther Gordillo, si quieren cambiar al país sin condiciones ni negociar el combate a corruptelas.

Comparado con 2006, precisa que tiene más experiencia y está mejor organizado para enfrentar un posible fraude electoral.

De perder los comicios de nueva cuenta, adelanta que se irá a La Chingada, su quinta en Chiapas, y asegura que no tomará avenidas ni encabezará manifestaciones bajo el señalamiento de fraude electoral. Si gana, rentará una casa cerca de Palacio Nacional, pues no vivirá en Los Pinos, a donde se cambiará en junio de 2019, cuando su hijo Jesús termine la primaria.

No habrá venganzas ni investigaciones, dice, contra el presidente Enrique Peña Nieto; eso corresponderá al Poder Judicial.

Califica a Ricardo Anaya de "ambiciosillo vulgar" y a José Antonio Meade de "tecnócrata deshonesto", y les dedica Las Golondrinas.

Niega hablar ruso. Al tabasqueño le gusta compararse con un auto que se ha "aflojado" en terracería. Luego del infarto, le cambiaron "medio motor", dice, al colocarle un estent [un tubo que va dentro de la arteria para evitar que se tape]. Hoy, asegura el tabasqueño, ya no tira ni aceite. Está listo para la tercera carrera (Con información de ael Universal). 

Articulos recomendados