Comparte en:

Inversionistas padecen el fin de la obra de Texcoco

Autor:El Economista/Redacción CUBO

Desde el pasado 24 de octubre, fecha en la que se anunció la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM), a la fecha, tanto el mercado bursátil mexicano como los bonos verdes y el Fondo de Inversión en Infraestructura y Energía (Fibra E), contratados para su financiamiento, fueron a la baja.

En el caso de los títulos del Fibra E del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), éstos han tenido una baja de 7% en el precio de su valor, de 100 a 93 pesos por unidad desde el 29 de octubre a este jueves.

Por su parte, los bonos del Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México que se contrataron para financiar el proyecto y la construcción de la nueva terminal en Texcoco, en el Estado de México, han tenido una pérdida de 15.27 por ciento.

El principal índice bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el S&P/BMV IPC, ha caído 8.20% también desde finales de octubre a la fecha.

Ayer el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, dijo que la construcción del NAIM ha sido suspendida oficialmente. La cancelación del proyecto fue anunciada a finales del año pasado por el presidente entrante, Andrés Manuel López Obrador, por considerar que su precio era sumamente elevado y estaba plagado de corrupción y manejos dudosos.

Un día antes, el Consejo de Administración del GACM autorizó pagar de forma anticipada las acciones del Fibra E del NAIM. Para ello, el Fideicomiso Irrevocable Emisor de la Fibra E convocó a una Asamblea General y Especial de Accionistas en la cual se someta dicha recomendación y apruebe tal amortización, misma que será convocada en los primeros días de este año.

El Fibra E de NAIM se colocó el 23 de marzo del 2018 (que fue la tercera emisión de este tipo de vehículo creado en el 2015) por 300 millones de certificados, que equivalen a un monto de oferta global de 30,000 millones de pesos.

Su emisión tuvo una demanda 14% superior al monto colocado, y entre los inversionistas que participaron estuvieron cuatro administradoras de fondos para el retiro (afores), fondos institucionales y privados, bancas privadas y aseguradoras.

Fuerte caída

El día que se anunció la cancelación del NAIM, la BMV perdió 4.20% borrando 18,000 millones de dólares en valor de capitalización, mientras que el tipo de cambio cayó 3.25% de 19.4295 pesos por dólar a 20.0600 unidades por billete verde.

Eso lastró a la mayoría de las emisoras de la Bolsa, sobre todo a Banorte, que en los dos días posteriores al anuncio de la cancelación perdió 12.63% de su valor en Bolsa, o 45,875 millones de pesos de valor de capitalización bursátil.

Otras empresas que sufrieron un fuerte golpe fueron los tres grupos aeroportuarios que cotizan en la BMV. Grupo Aeroportuario del Pacífico borró en dos días 10.73% su valor de capitalización; lo mismo que el Grupo Aeroportuario del Centro Norte que disminuyó 10.54%, y Grupo Aeroportuario del Sureste cayó 3.93 por ciento.

Inmediatamente después de la cancelación las calificadoras de riesgo, como Fitch Ratings pusieron en revisión con perspectiva Negativa la calificación “BBB+” de los bonos verdes por 6,000 millones de dólares ante la incertidumbre que en ese momento trajo la noticia.

Además, los bonos verdes, al ser cancelado el proyecto, dejarían de ser considerados “verdes”, pues ese atributo se debía a las certificaciones de sustentabilidad ambiental del NAIM, quitándole atractivo a los inversionistas.

Articulos recomendados